La re-educación de los profesionales de la moda para una economía circular

Para la mayoría de las marcas de ropa y los minoristas, "¿por dónde empezamos?" es una pregunta fundamental en su camino hacia la circularidad. En 2017, la Agenda Global de la Moda aportó importantes indicaciones sobre el rumbo que debería seguir la industria con el Compromiso del Sistema de Moda Circular de 2020. Para algunos, el hecho de fijarse estos objetivos era sólo el paso que necesitaban para iniciar su transición. Para muchos otros, sin embargo, la cuestión de cómo ir de aquí - nuestro actual sistema lineal - a allí - un sistema circular de textiles de cero desechos - sigue en mayor parte sin respuesta..

Este artículo fue escrito por Jade Wilting (Gerente de Asociaciones y Community Manager del Programa Circle Textiles), Gwen Cunningham ( Directora del Programa Circle Textiles) y Yasmina Lembachar (Directora Digital - Marketing y Comunicaciones) de Circle Economy para FashionUnited. Es el segundo de una serie de artículos sobre el tema de los modelos de negocio de reventa y alquiler.

Si bien la infraestructura para apoyar un sistema de este tipo todavía requiere de inversiones, considerando las diferentes tecnologías, proveedores de soluciones e innovaciones ya disponibles - desde las tecnologías de clasificación automatizada que permiten el reciclaje de los textiles como Fibersort, hasta los proveedores de terceros como The Renewal Workshop o ThredUP- hay un sinfín de oportunidades para que la industria se inicie.

Pero el sistema textil, como todos los demás sistemas creados por el hombre, está formado por personas y depende en gran medida de ellas -personas que han recibido una formación diferente, a las que les resulta difícil navegar por el mar de alternativas que tienen a su disposición, y que podrían carecer de las habilidades y los conocimientos necesarios para actuar incluso ante estas oportunidades.

La re-educación de los profesionales de la moda para una economía circular

Entonces, ¿cómo podemos equiparlos mejor para transformar la industria desde adentro hacia afuera?

La (re)educación es una vía prometedora... ¡y hay mucho que aprender!

Una nueva escuela de diseño (circular)

La mayoría de los profesionales de la confección de hoy en día fueron entrenados para diseñar y producir prendas de vestir teniendo en cuenta la estética y el precio final, más que el usuario final o el final de la vida de la prenda en cuestión. Esto significa que lo que ocurre con una camiseta después del punto de venta a menudo está fuera de la perspectiva y la consideración del equipo de producto que está preparando la colección de la próxima temporada.

Pero el 80% del impacto ambiental de un producto es decidido en la mesa de diseño, por lo que los bocetos que hacemos, ya sea en papel, Clo3D, o Illustrator, proporcionan una increíble oportunidad de impacto positivo en toda la cadena.

Para hacer la transición al diseño circular, los profesionales de la industria de la moda necesitan ampliar sus horizontes y comprender las fases de uso y fin de uso del ciclo de vida de una prenda. En primer lugar, analicemos la fase de uso; en otros campos del diseño, no es raro que se siga una filosofía centrada en el usuario, en la que la atención se centra en la creación de un producto que responda a las necesidades y deseos del usuario final. Sin embargo, el usuario es un actor difuso en la mente de muchos diseñadores de ropa, cuyos deseos a menudo se asumen o se dirigen deliberadamente. Por lo tanto, un primer cambio fundamental es volver a centrar la atención en el usuario y en la función que la prenda en cuestión desempeña para él. Para ello habría que preguntarse: "¿Cuál es el diseño más lógico y sostenible para esta prenda, teniendo en cuenta la función que cumplirá para el consumidor? Responder a esta pregunta llama la atención sobre los actuales desajustes entre diseño y función, como el uso predominante de fibra sintética de larga duración en la producción de artículos de moda rápida enfocados en las tendencias. Necesitamos que los diseñadores trabajen en ciclos de vida apropiados, seleccionando materiales y construcciones que sirvan para el uso y la función del producto.

En segundo lugar, debemos abordar lo que sucede cuando el consumidor le dice "adiós" a una prenda. Por ejemplo, ¿qué es lo que hace que una prenda sea reciclable? Aquello que se considera un adorno a los ojos de un diseñador (por ejemplo, las lentejuelas o las tachuelas metálicas), es la contaminación para un reciclador, y muchos materiales mezclados no pueden ser procesados de momento. A medida que las tecnologías de reciclaje avanzan y se desarrollan, también lo hacen sus demandas de insumos. Por lo tanto, la industria debe mantenerse al tanto de los avances y ajustar sus directrices de diseño circular en "tiempo real". Necesitamos que los diseñadores comprendan las complejidades de los procesos de la cadena de producción y distribución al final del uso (recogida, clasificación, limpieza, reparación, reutilización, reciclaje) con el mismo fervor con el que han comprendido los procesos iniciales (hilado, teñido, tejido, impresión, confección).

La re-educación de los profesionales de la moda para una economía circular

El acceso por sobre la posesión y otros modelos de negocio circulares

La promesa de un diseño circular es posible mediante el correspondiente modelo comercial. Las prendas, cuando se diseñan para ser duraderas, pueden alcanzar su máximo potencial a través de un modelo de negocio que promueva el cuidado y facilite la reparación. Las prendas diseñadas para ser reciclables sólo se reciclarán efectivamente si existe un proceso para recogerlas del consumidor, y para re-introducirlas eficazmente de nuevo en el sistema. Por lo tanto, debe hacerse un esfuerzo paralelo para repensar tanto el diseño de los productos como el diseño del modelo comercial en que se basa.

Una economía circular nos incita a mantener los productos y materiales en uso el mayor tiempo posible, considerando el reciclaje como un último recurso. De hecho, el proceso de reciclaje es una actividad que consume mucha energía y recursos, y a menudo da lugar a un 'Downcycling', en el que los artículos y materiales pierden valor a medida que pasan por el proceso. La industria de la moda debe dar prioridad a las estrategias que extienden la vida útil de una prenda, como: el alquiler y la reventa. Pero este es un concepto completamente nuevo para muchas empresas, y requiere que cambien radicalmente su forma de pensar, pero también sus modelos de negocio.

Tradicionalmente, el modelo de negocio se centra en la posesión en lugar del acceso. Por lo tanto, la ropa que se diseña y produce sólo se crea pensando en un propietario, o al menos en el primero. Alquilar o comprar prendas de segunda mano significa que la prenda tendrá múltiples propietarios durante su vida. Esto tiene dos efectos: en primer lugar, la estructura de costos de la prenda cambiará significativamente, de modo que los múltiples propietarios asumirán el costo de la prenda cuando antes sólo lo hacía un propietario y, en segundo lugar, será necesario rediseñar la ropa para acomodar a los múltiples propietarios utilizando la prenda, es decir, diseñar prendas más duraderas. La economía circular requiere que cambiemos por completo nuestra forma de entender los negocios y, a su vez, el consumo.

Entre las estrategias de diseño, los modelos comerciales y las formas de colaboración que la economía circular fomenta, hay mucho que aprender.

(Re)formación de los profesionales de la moda de hoy y mañana

Sin embargo, un enfoque específico en el reentrenamiento de los profesionales actuales de la industria, no será suficiente. El sector de la educación en materia de moda está en continuo crecimiento, y cada vez más jóvenes siguen una carrera en el diseño, la gestión y la creación de marcas de moda. Sólo en el Reino Unido, hay más de 30 instituciones de enseñanza superior que ofrecen cursos de licenciatura en moda, con miles de graduados en diseño de moda cada año. Pero a muchas universidades les cuesta adaptarse a los últimos avances en materia de sostenibilidad y siguen formando a sus estudiantes para la industria del pasado. Esto crea un escenario de "el huevo y la gallina" - mientras la industria está adoptando nuevas habilidades y mentalidades circulares, los alumnos que se gradúan cada año pueden estar equipados con lo opuesto - una habilidad y mentalidad "lineal".

Algunas universidades e institutos están liderando el camino e incorporando la circularidad en el plan de estudios - el Amsterdam Fashion Institute, por ejemplo, colaboró con Circle Economy y Fashion For Good, para diseñar el primer máster del mundo centrado en la iniciativa empresarial de la moda circular en 2018, mientras que universidades como la UAL han dedicado toda una facultad de investigación a diseñar para la circularidad y la TU Delft ha desarrollado MOOCS profundizando en el tema. Pero al igual que la adopción de la circularidad en la industria de la moda sigue siendo la ventaja competitiva de los gigantes de la industria, también la incorporación de la circularidad en la educación de la moda sigue siendo un privilegio para unas pocas instituciones especializadas y de vanguardia, en su mayoría situadas en el norte del mundo. Lo que es imperativo para la aceleración global de este tema es la colaboración en el desarrollo y la difusión a través de la industria y el mundo académico, como así también a través de las geografías y los mercados.

La re-educación de los profesionales de la moda para una economía circular

Para lograr un cambio de sistemas significativo y continuo, tanto la educación como la industria deben recibir formación sobre la circularidad, en paralelo. Esto permitirá desarrollar un conjunto común de principios y procesos, así como un lenguaje unificado. Teniendo esto en cuenta, Circle Economy ha desarrollado su enfoque dual y ha formado a más de 200 profesionales de la moda actuales y futuros en 2019. La capacitación en paralelo presenta una oportunidad emocionante para que la industria establezca y dirija qué conocimientos, habilidades y actitudes se buscan en los nuevos talentos. A cambio, la educación puede proporcionar a la industria ideas frescas e investigaciones innovadoras sobre los desafíos de la industria en la vida real.

Existen y están disponibles públicamente recursos para apoyar a estos futuros y actuales profesionales en su puesta en marcha. Estos constituyen un gran punto de partida y permiten que grupos dispares de empleados aprendan más sobre el tema, pero para lograr un cambio real, es necesario que todas las partes que integran una organización estén alineadas, lo que a menudo requiere que se sienten en la misma mesa. Aunque lo más importante es que la (re)educación dentro de las universidades y las marcas tiene que darse en sintonía entre ellas para acelerar el cambio que nuestro sistema necesita tan desesperadamente.

Entonces, ¿qué opciones de (re)educación están disponibles, y cuándo deberían las marcas y los estudiantes elegirlas?

  • Los recursos en línea son geniales para plantar la semilla y tener una idea de lo que es la economía circular. Los ejemplos incluyen el Servicio de Recursos del Parlamento Europeo, la plataforma de Diseño para la Longevidad de la Global Fashion Agenda, y varias guías de diseño circular, incluyendo las de NIKE e IDEO y la de la Fundación Ellen MacArthur.
  • La educación en línea es eficaz para generar conciencia entre los grandes grupos de empleados y proporcionarles una base de conocimientos similar. Entre los ejemplos se incluyen la Introducción a la Economía Circular MOOC de la Universidad de Delft, el MOOC de Diseño de Moda Circular de la Universidad de Wageningen y el curso en línea pago de la Sustainable Fashion Academy. n
  • Los programas de capacitación en persona o a distancia y en tiempo real son particularmente eficaces para hacer que diferentes departamentos se reúnan en torno a la misma mesa (virtual), para profundizar en los temas clave de la circularidad, para obtener la aceptación de los principales responsables de la toma de decisiones y para impulsar el desarrollo de estrategias. Entre los ejemplos cabe citar el programa de capacitación On Course de Circle Economy, centrado en las marcas de moda, o el programa Circular Brands de ACDN y Circle Economy.
  • Desarrollar programas personalizados con un colaborador de confianza también es una alternativa viable, cuando hay una gran alineación entre los equipos y se dispone de los recursos para hacerlo. Algunos ejemplos son la colaboración de The North Face con The Renewal Workshop, o la colaboración de ASOS con el Centre for Sustainable Fashion.

Circle Economy apoya a las marcas de ropa en su trabajo para conseguir la circularidad a través de programas de formación, Masterclasses, análisis de circularidad y más. Descubra más aquí.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk y traducido y editado por Belén Bednarski.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO