Los nuevos talentos impulsan la London Fashion Week Men’s SS20

Más de 40 diseñadores, entre británicos e internacionales, se dieron cita durante la celebración de la última edición de la London Fashion Week Men’s, que tuvo lugar en la capital británica del 7 al 10 de junio.

Mientras grandes nombres como Burberry, Tom Ford o JW Anderson optaron por no participar y retiraron sus nombres del calendario de desfiles, esta edición contó con el esperado regreso de Alexander McQueen, que presentó una colección intimista, y con la participación de nuevos talentos emergentes como Craig Green, Bethany Williams y Charles Jeffrey Loverboy. La marca de culto A-Cold-Wall, del diseñador Samuel Roos; las creaciones de Edward Crutchley, ganador del Woolmark Prize; o las de Nicholas Daley, que organizó un desfile que combinaba música y moda en la iglesia de St. Mary-at-Hill, fueron otros de los talentos emergentes que mostraron su trabajo durante esta edición de la LFWM, siempre ávida de descubrir nuevos nombres.

Una edición en la que destacaron sobre la pasarela las nuevas tendencias para la próxima temporada primavera-verano 2020, en la que dominarán las camisetas estampadas, los acabados brillantes, las transparencias, las sandalias de suela alta, y continuas referencias a los años noventa, con pantalones cargo y brillantes tonalidades ácidas.

A pesar de la retirada de esas grandes firmas a la que hacíamos referencia, FashionUnited pudo comprobar como el calendario de la LFWM ha logrado mantener el interés de los compradores locales e internacionales, confirmando la asistencia de equipos de compras de almacenes como Neiman Marcus, Harrods, Machine-A, Selfridges, Liberty London, Browns o Bergdorf Goodman.

Lo más destacado de la Semana de la Moda masculina de Londres Primavera-Verano 2020

#1. La arquitectura social de A-Cold-Wall

El diseñador británico Samuel Ross, ganador del premio al talento emergente en los British Fashion Award’s del pasado año, presentó una colección inspirada en “los andamios de la sociedad” que le permitió explorar la “relación histórica entre materiales y emociones”. Bajo el nombre “A Material Study for Social Architecture”, el diseñador mostró una colección de streetwear de prendas básicas, compuesta por sudaderas con capucha, pantalones deportivos y anoraks, eso sí, con unos acabados refinados y modernos en consonancia con su estilo sofisticado. Prendas en tonos cemento y arcilla blanca, sobre las que contrastaban los coloridos tonos y formas de prendas de abrigo como chaquetas y chubasqueros. Una colección que supone una gran evolución en la trayectoria creativa del diseñador. Llamado a convertirse en una de las próximas estrellas de la moda británica.

A-Cold-Wall fue precisamente la ganador del premio BFC/GQ Designer Menswear Fund, que se entregó durante un cóctel en el club Annabel’s que sirvió de cierre de esta última edición de la LFWM. Durante la entrega, Caroline Rush, directora ejecutiva del British Fashion Council, describió al diseñador como el “candidato más fuerte y el que contaba con unos planes y una estrategia empresarial más clara”.

Sobre su trayectoria, el propio Samuel Ross en unas declaración dedicadas a FashionUnited, apuntaba: “Estoy madurando el estilo de la marca, así que estoy muy emocionado por poder seguir desarrollando nuevos modelos de ropa masculina, en introducir la marca en la producción británica en lana y sastrería. Me encantaría comenzar una colaboración entre A-Cold-Wall y Savile Row, y estoy ansioso por poder llegar a abrir mis propias tiendas monarca a nivel mundial en áreas como Hong Kong, China y, por supuesto, Reino Unido”.

#2. La elegancia de Edward Crutchley

El ganador en 2019 de los premios Woolmark Prize al diseñador de moda masculina y a la innovación, Edward Crutchley, exploró la “nostalgia sin ser nostálgico” con su colección “Dressy” inspirada en los años 80 y 90.

Celebrado en el patio de Haberdashers’ Hall, su desfile comenzó con una sucesión de trajes en tonos rosa y azules de hombros caídos y pantalones de talle alto, a la que siguieron las ilustraciones pintadas a mano del ornitólogo estadounidense John. James Audubon, y los estampados de inspiración hawaiana. La colección se completaba con una serie de colaboraciones, que incluían los zapatos diseñados para la ocasión por Christian Louboutin, en elegantes charoles y sedas, y los tocados de Stephen Jones en tafetán de seda y lurex.

“Para mí, es una historia de volúmenes en movimiento entrando en conflicto. Una mirada hacia atrás, pero puesta en el futuro. Elementos de modestos, compensados con extravagancia y sensualidad”, apuntaba Crutchley.

#3. Craig Green

Craig Green, tres veces ganador del premio al mejor diseñador del año de moda masculina en los Fashion Awards, continúa siendo uno de los grandes atractivos de la LFWM. Como demostraban las largas colas de aquellos que deseaban acceder para ver su última colección, inspirada en su propio estudio sobre espejos. El desfile tuvo lugar en The Vaults, un increíble entorno underground, en el que se instaló una pasarela rodeada de espejos que provocaba la sensación de que los modelos flotaban.

Tonalidades rosa palo, y vibrantes amarillos, azules y naranjas, dominaron sobre una colección compuesta por trajes de dos piezas que el diseñador describió como de “piel acolchada”, de la que también formaron parte pantalones de cuero, monos y abrigos largos.

La colección también sirvió para mostrar la primera colaboración entre Green y la firma deportiva Adidas. Una reedición de su modelo Kamanda.

#4. Stefan Cooke

Para su primer desfile en solitario tras Fashion East, el diseñador Stefan Cooke y su socio Jake Burt se inspiraron en la escena teatral Off-Broadway de la ciudad de Nueva York, donde estuvieron a principios de año. En “ese punto en común entre el tiempo muerto que tardan en vestirse los estudiantes de arte dramático, y la naturaleza caótica que hay detrás de los departamentos de vestuario”.

Detalles de corsetería en camisas y chaquetas, amplias solapas —que sujetadas sobre los escenarios expresan seguridad y salud—, o piezas que juegan con llenos y vacíos, como un llamativo jersey fucsia de rombos, fueron algunos de los aspectos más destacados de la colección.

Las piezas provocan “como una sensación de espera detrás de los bastidores. Medio dentro y medio fuera de la categoría del disfraz, pero pensadas también para la propia comodidad”, se encargaba de señalar el propio Stefan Cooke, finalista para el LVMH Prize Award de 2019.

#5. El futuro utópico de Qasimi

El diseñador Khalid Qasimi mostro una selección de piezas de fuerte inspiración militar. Unas prendas de líneas minimalistas en tonalidades claras y de efecto desteñido por la luz del sol, revestidas por piezas en colores tierra y café.

“En un contexto de crecientes tensiones políticas en Oriente Medio, la colección se basa en la idea de un nómada urbano en un futuro utópico, imbuido de ligereza y posibilidad”, se encargó de señalar el diseñador a través de un comunicado.

#6. La delicadeza de E.Tautz

Si hubiera tres palabras para describir la colección primavera-verano 2020 de E.Tautz, serían “juicy, fruity and floral”, se encarga de apuntar la propia firma a través de un comunicado.

Una completa colección veraniega compuesta por desde camisetas de manga corta, a chaquetas cruzadas. En tonalidades que van del rojo cereza, al óxido, el rosa oscuro, el kiwi, diferentes naranjas, azules y aguamarinas. Estampados inspirados en las fotografías de la británica Tish Murtha o sudaderas y bolsos de gran tamaño, fueron otros de los elementos destacados de la colección. Que la firma, conocida por promover la fabricación y el diseño británicos, declaró que está fabricada en un 70 por ciento en la fábrica Cookson and Clegg de Blackburn, en el condado de Lancashire.

Artículo escrito para FashionUnited por Danielle Wightman-Stone. Editado y traducido por Jaime Martínez.

Photo Credits: Cortesía de A-Cold-Wall, Edward Crutchley, Stefan Cooke, Qasimi y E.Tautz. Fotografía de portada de Qasimi.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO