“Shaka” de Mathieu Crepel: surfeando los desafíos de la naturaleza

Desde hace varias temporadas, el mundo del surf inspira y se invita en las colecciones de moda -y no solo en las marcas de streetstyle, sino también en las pasarelas. Más que un deporte, el surf es una actitud. Una forma de trascender nuestros límites cogiendo las olas en sintonía con la naturaleza.

Para rendir homenaje a este fenómeno, este otoño la firma icónica de surf y snowboard, Quiksilver, presenta "Shaka", la última creación del campeón Mathieu Crepel producida en colaboración con Almo Films.

Con una impresionante panorámica de las montañas y las olas, "Shaka" sigue al múltiple campeón del mundo de snowboard, Mathieu Crepel, en su búsqueda por surfear algunos de los parajes más desafiantes del mundo. Filmada en lugares emblemáticos de Hawai, Italia, Oregón, Indonesia y alrededor de la casa de Mathieu en el suroeste de Francia, "Shaka" presenta a diversas leyendas en el mundo del surf y el snowboard como Koa y Eddie Rothman, Guillaume Nery, Kepa Acero, Gerry Lopez, Victor Daviet y Nathan Fletcher.

Mientras crecía montando olas y en la nieve, Mathieu Crepel se ha convertido en uno de los pocos atletas en sobresalir en dos disciplinas que tienen mucho en común, pero son muy diferentes. Retirado del circuito de la competición, pero todavía inquieto por la aventura, el antiguo contendiente olímpico decidió enfrentarse a uno de los mayores desafíos de su vida: surfear la notoria ola de Jaws, Hawái.

Filmado en un período de dos años, "Shaka" cuenta la historia de un viaje personal y una profunda conexión con la naturaleza. Encarnando la búsqueda de la montaña y la ola que Quiksilver representa de una manera sin precedentes, se trata de explorar, salir de su zona de confort y pasar un buen rato en el camino.

Mathieu Crepel: cazando las montañas y las olas más bellas

Nacido en Tarbes (Francia), hace 33 años, Mathieu Crépel pasó su infancia creciendo entre el mar y las montañas. Descubierto su talento a la tierna edad de 10 años por Quiksilver, en el transcurso de unos años, se convertiría en el snowboarder francés más condecorado de la historia.

Después de cuatro títulos mundiales (2005, 2006 y 2007 x2), una medalla de plata en los X-Games y dos participaciones en los Juegos Olímpicos (2006 y 2010), Mathieu Crepel sintió que era hora de colgar los guantes de la competición y tomarse un tiempo libre. Buscando nuevos desafíos, decidió lanzarse a una aventura que le permitiría unir sus dos pasiones: el snowboard y el surf. Desde entonces, ha estado recorriendo el mundo, cazando las montañas y las olas más bellas.

"Quiero compartir, aprender de mi experiencia y enriquecer las de otras personas. El surf y el snowboard son vitales para mí, me permiten estar cerca de la naturaleza y me han enseñado lo frágil que es. Esto es lo que me motiva a emprender una aventura, lejos de mi zona de confort, y desafiarme continuamente ".

“Shaka” de Mathieu Crepel: surfeando los desafíos de la naturaleza

Una marca comprometida con el océano

En su misión por seguir salvando al océano, Quiksilver anuncia que su programa de reciclaje (en colaboración con Repreve ) acaba de alcanzar los 100 millones de botellas. Desde el inicio de su andadura en 2012, alrededor de 3.500 toneladas de plástico han sido reutilizadas para confeccionar bañadores, chaquetas y otras prendas.

“El poliéster reciclado da una segunda vida al plástico usado y reduce significativamente la huella global de un producto. Podría decirse que el paso con más impacto para el medio ambiente dentro de un ciclo de producción es la creación de la materia prima. Producir poliéster reciclado consume cantidades mucho menores de energía (el 45 por ciento) y agua (el 20 por ciento) que el poliéster virgen. En general, la tela reciclada produce un tercio menos de gases de efecto invernadero que el poliéster convencional”, comunica la firma.

De hecho, los 100 millones de botellas recicladas a través del programa Quiksilver x Repreve han permitido ahorrar cerca de 9 millones de litros de agua potable y proporcionan el consumo de energía anual de cerca de 1.000 hogares. Es interesante destacar que cada bermuda ha sido fabricada con aproximadamente 10 botellas recicladas.

"Estamos muy entusiasmados de contribuir a la protección de algo que realmente nos importa: el océano. Como surfistas y practicantes de snowboard tenemos que pensar en el futuro, para que nuestros nietos puedan disfrutar de las montañas y los mares que tanto amamos. Convertir los residuos plásticos en algo útil para nosotros, incluso hoy, es un paso muy importante", declara el Gerente Global de Quiksilver, Garry Wall.

En el Día Mundial del Surf, que tuvo lugar el pasado 16 de junio, por cada cada pieza de Quiksilvier creada con tejido Repreve se donaron 10 dólares a 5 Gyres, una organización sin ánimo de lucro que potencia la acción contra la crisis mundial de contaminación plástica a través de la ciencia, la educación y la aventura.

Fotos: Quiksilver

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO