La moda se suma al boicot contra Facebook: de Levi’s a Dockers, The North Face, Patagonia…

Madrid – El sector de la moda, siempre tan perceptivo a las demandas de los consumidores, toma posiciones en esta última algarabía generada en torno a la multinacional tecnológica y de redes sociales Facebook. En cuya contra se ha organizado, desde distintas plataformas en defensa de los derechos civiles de Estados Unidos, un boicot que ya amaga con ocasionar grandes perjuicios económicos a la multinacional propiedad de Mark Zuckerberg, después de que distintas compañías hayan decidido repensar, cuando no dar por finalizados, su planes de inversión publicitaria en las distintas plataformas de la compañía, integrada además de por Facebook, por las plataformas Instagram y WhatsApp.

Así, tras las decisiones adoptadas por importantes multinacionales como Unilever, Coca-Cola, la distribuidora Magnolia Pictures, la cadena de cafeterías Starbucks o el gigante de las telecomunicaciones Verizon de retirar sus acciones publicitarias en las plataformas Facebook e Instagram, dependiendo en cada caso pero como mínimo hasta el próximo mes de julio, a lo largo de los últimos días conocíamos los movimientos en la misma dirección por los que han apostado marcas de moda tan conocidas como The North Face —propiedad de la multinacional VF Corp.—, la cadena de tiendas Eddie Bauer o las firmas Patagonia y la tan popular marca de moda denim Levi’s. Decisiones con las que pasan a sumarse al movimiento “Stop Hate for Profit”, tal y como ha sido bautizado por sus organizadores, en un momento en el que la amenaza de boicot desafía ya con traspasar las fronteras de los Estados Unidos, reconvirtiéndose en un movimiento de protesta global que también ha empezado a afectar a otras plataformas y redes sociales como Twitter. Cuyas acciones experimentaban estos últimos días, junto a las de Facebook, un duro revés en bolsa, con una caída del 7,40 por ciento en el caso de Twitter y de hasta el 8,3 por ciento en el de Facebook.

“La próxima frontera es la presión global”, apuntaba en una entrevista a la agencia Reuters el director ejecutivo de la compañía Common Sense Media, Jim Steyer; junto a Free Press y las organizaciones en defensa de los derechos civiles Color of Change y la Liga Antidifamación, impulsores de la campaña “Stop Hate for Profit”. Lanzada como consecuencia de la muerte de George Floyd, y reconvertida en un fuerte movimiento con el que defienden un papel más activo de las labores de supervisión y contra los “mensajes de odio” lanzados a través de las redes sociales. Campaña a la que están animando a unirse a grandes grupos multinacionales, ahora también fuera de los Estados Unidos. Una meta con la que persiguen obligar a la multinacional a realizar más avances en la lucha contra la “desinformación”, atacando para ello su principal fuente de ingresos en publicidad. Una partida por la que Facebook llega a generar cerca de unos 70 mil millones de dólares anuales.

Nuevas herramientas para luchar contra el “discurso del odio” y las “fake news”

Como consecuencia de todo ello, desde Facebook anunciaban el viernes nuevos avances en la lucha contra las denominadas “fake news”, la desinformación y los “mensajes de odio”, con el lanzamiento de una nueva pantalla de notificaciones que permitirá a las personas saber cuándo un artículo que está apunto de compartir tiene más de 90 días. Una medida que se suma al botón “contexto” que ya agregase en 2018 a su plataforma en Estados Unidos, y que permite a los usuarios acceder a una mayor información para saber si la fuente del artículo en cuestión es o no es fiable. Hechos ambos que no han permanecido ajenos a la polémica, y que desde Free Press continuan observando como insuficientes.

“Si piensan que todo terminó el viernes, están muy equivocados”, apuntaba Jessica Gonzalez, codirectora ejecutiva de Free Press. “No necesitamos una política aquí y allá, necesitamos una política integral”, añadía. Un mensaje al que en parte le daban la razón desde la propia Facebook, que el domingo reconocía, según las mismas fuentes, estar en conversaciones con distintos grupos de derechos civiles para el desarrollo de más herramientas con las que combatir el “discurso del odio”. Objetivo sobre el que afirmaba que todavía le queda mucho trabajo por hacer, en la misma línea que le reclaman algunos de esos mismos anunciantes como Verizon. Cuyo portavoz confirmaba a Reuters que la compañía había detenido toda “nuestra publicidad hasta que Facebook pueda crear una solución aceptable que nos haga sentir cómodos”.

La moda se suma al boicot: de The North Face a Patagonia

En cuanto al ámbito concreto de la industria de la moda, tras la decisión de The North Face de retirar toda su publicidad de Facebook, un portavoz de VF Corp, matriz de la firma, confirmaba que otras marcas de su portafolio —integrado por otras conocidas marcas de moda como Vans, Eastpak, Kipling o Timberland— se encontraban barajando la decisión de tomar acciones en la misma dirección. Un movimiento que por su parte no han dudado en seguir otra de sus principales competidoras en el sector de la moda “outdoor”, Patagonia;,ni tampoco la icónica firma de moda denim Levi’s.

“Patagonia se enorgullece de unirse a la campaña ‘Stopo Hate for Profit’”, explica Cory Bayers, director del departamento de marketing de Patagonia, a través de un comunicado. Como consecuencia, “retiraremos todos los anuncios en Facebook e Instagram, con efecto inmediato, al menos hasta finales de julio, a la espera de una acción significativa por parte del gigante de las redes sociales”. “Durante demasiado tiempo”, añade, “Facebook no ha tomado las suficientes medidas para detener la propagación de mentiras odiosas y de peligrosa propaganda de su plataforma”. “Desde garantizar unas elecciones seguras, hasta la pandemia global o la justicia racial, hay mucho en juego como para sentarse y dejar que la compañía continúe siendo complice en difundir la desinformación y fomentar el miedo y el odio”. “A media que las empresas de todo el país trabajan arduamente para garantizar que los estadounidenses tengan acceso a unas elecciones libres y justas este próximo otoño, no podemos quedarnos quietos y aportar mayores recursos a las empresas que contribuyen a fomentar el problema. Por ello apoyamos a ‘Stop Hate for Profit’ y a su mensaje de que los beneficios de Facebook ‘no valen la pena si con ello se promueve el odio, la intolerancia, el racismo, el antisemitismo y la violencia’”.

Desde la cadena de moda estadounidense Eddie Bauer, declaraban por su parte mediante un escueto comunicado a través de su cuenta oficial de Twitter que “en apoyo a la iniciativa ‘Stop Hate For Profit’, Eddie Bauer suspenderá todos los anuncios pagados en Facebook e Instagram hasta finales de julio”.

Levi’s paraliza todas sus campañas publicitarias, de todas sus marcas, a nivel internacional

Mientras tanto desde Levi’s, su director del departamento de marketing, Jen Sey, apuntaba a que “como empresa impulsada por nuestros valores, desde Levi Strauss&Co tenemos la responsabilidad de hablar y tomar las medidas necesarias cuando vemos que surgen problemas importantes que afectan a nuestros empleados, fans y a miembros de nuestra comunidad en general”. Como consecuencia, “expresamos nuestra preocupación por el fracaso de Facebook para detener la propagación de la desinformación y el discurso del odio en su plataforma. Creemos que esta inacción alimenta el racismo y la violencia, y que también tiene el riesgo potencial de amenazar nuestra democracia y la integridad de nuestras elecciones”.

Por ello, “a medida que nos acercamos a las próximas elecciones de Estados Unidos en noviembre, y doblamos nuestros esfuerzos por aumentar la participación del electorado, le pedimos a Facebook que se comprometa con un cambio decisivo. Específicamente, queremos ver un progreso significativo que logre poner fin a la desinformación y al discurso del odio, así como una mejoría en la manera de abordar los mensajes y los anuncios de contenido político que contribuyen a suprimir votantes. Si bien apreciamos que Facebook haya dado pasos en esta dirección hoy mismo, simplemente estos no son suficientes”. “Es por ello”, concluyen desde Levi’s, “que nos unimos a la campaña ‘Stop Hate For Profit’ deteniendo toda la publicidad en Facebook e Instagram a nivel mundial y en todas nuestras marcas [entre las que se encuentra Dockers] para ‘poner en pausa el odio’. Una suspensión de la publicidad que mantendremos hasta al menos finales de julio. Cuándo regresaremos dependerá de la respuesta que ofrezca Facebook”.

Photo Credits: Unsplash.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO