Estas son las principales tendencias de consumo que toda marca debe conocer

Amsterdam: para estar al día, teniendo en cuenta la vertiginosa velocidad a la que cambia la industria de la moda y la industria minorista en general, las marcas deben estar al tanto de las últimas tendencias y comportamientos de los consumidores.

A principios de este mes, David Shah, propietario de Metropolitan Publishing, la editorial detrás de Pantone View Concept, participó en el seminario bianual de tendencias Appletizer celebrado en Amsterdam, y compartió su opinión sobre las tendencias clave a tener en cuenta. FashionUnited estuvo en el evento, y estas son nuestras principales conclusiones.

Las marcas van a jugar

“La tendencia no se crea a través de la moda sino a través de los juegos”, señaló Shah al comienzo de su charla. Los juegos online en general y los de deportes en particular, se están convirtiendo en un nuevo canal de comunicación para las marcas. De hecho, se prevé que la industria de los juegos y deportes online crecerá en 131 mil millones de dólares en 2018 llegando a alcanzar los 305 mil millones de dólares en 2025, según GlobalData.

En este sentido, la industria de la moda ha tomado nota. Solo en los últimos meses, varias marcas de moda de renombre se han introducido en el mundo digital. A principios de este mes, Adidas se convirtió en el primer minorista en permitir a los clientes comprar artículos dentro de un juego de Snapchat , con el gigante alemán de ropa deportiva vendiendo botines de béisbol '8-BIT' por 130 dólares a través de su propio juego retro en Snapchat.

Incluso las marcas de lujo, que en general han sido más lentas a la hora de adoptar innovaciones en un intento por mantener su histórico atractivo, están empezando a dejarse ver en el mundo de los juegos para atraer a los consumidores más jóvenes, que buscan nuevas formas para interactuar con la moda. En julio, las marcas de lujo Louis Vuitton y Gucci lanzaron sus propios juegos retro. “Todas las compañías inteligentes están usando juegos”, añadió Shah. “Es donde están todos los influencers”.

La comodidad triunfa por encima de la formalidad

“Ya nadie compra trajes”, señaló Shah, quien solía producir 1,5 millones de trajes al año para Marks y Spencer, pero tuvo que dejar de hacerlo porque la demanda se redujo considerablemente. A principios de este mes, la marca, que es el minorista de ropa masculina más grande del Reino Unido, anunció que reduciría sus líneas de ropa formal debido a una caída del 7 por ciento en la venta de trajes de chaqueta.

Después de todo, el consumidor moderno no quiere parecer inteligente; Quiere sentirse cómodo. Mientras que a principios de la década de 2000 solía el look casual estaba abanderado por las prendas con cierto aire formal, ahora la tendencia es ir cómodo, y esto es aplicable a todos los segmentos. Incluso los trabajadores del banco estadounidense Goldman Sachs, que antaño fueron famosos por sus lofers y trajes a medida, han sido liberados de la vestimenta formal de trabajo.

A medida que las personas se alejan de lo formal, se mueven hacia la comodidad. La economía del bienestar está en auge y la moda está en primera línea. Esta tendencia se ve más claramente en la creciente popularidad del athleisure que, según GlobalData, se espera que aumente un 9 por ciento en 2019 y continúe al alza más allá de 2023. El auge de la ropa de dormir también es un ejemplo perfecto, señaló Shah, cada día más gente abandona la formalidad por la comodidad y la funcionalidad. “Estamos viviendo en una sociedad muy informal”, dijo. “El athleisure es el nuevo estilo de vida”.

Menos es más

Si bien tener una variedad de opciones como consumidor generalmente se considera algo bueno, demasiadas opciones pueden llevar a la confusión.”Reduzca colores, reduzca la elección, reduzca los materiales: los clientes quieren diseños simples y básicos”, dijo Shah. Pero la tendencia se extiende más allá de los diseños de productos, también se aplica a la oferta de productos. El consumidor moderno está buscando la simplicidad en una industria que ha llevado una velocidad demasiado rápida y está saturada, según Shah. “La palabra clave en este momento es reducir”, dijo. “Reducir problemas, reducir estrés, reducir lo material”.

Los compradores quieren comprar menos, pero al comprar menos quieren saber que lo que están comprando durará más. Quieren saber que la marca está especializada en el producto que está vendiendo. “Como compradores, queremos llegar a la marca y saber que han investigado durante años para hacer el producto perfecto”, añadió Shah. Es el paso de lo elegante a lo simple; se trata de comprar un producto que los consumidores saben que durará y que ha sido pensado para ser la versión perfecta de sí mismo en lugar de una copia mala.

Esta tendencia incluso se está materializando en la forma en que la moda se presenta a través del comercio minorista con tiendas como Nordstrom, con menos oferta de producto a favor de los básicos; una versión refrescante y limpia que contrasta con la actual creencia minorista basada en “cuanto más, mejor”. Las tiendas de Nordstrom tienen poca variedad de producto y se centran más en la relación con el cliente y el producto en sí. La tienda de la marca de West Hollywood en Los Ángeles, ofrece servicios de estilismo, recogida y devoluciones de pedidos online y hasta servicio de manicura.

Compartir es demostrar interés

“De entre los presentes, ¿Cuántos usan ropa de segunda mano?”, preguntó Shah a los asistentes, la mayoría de los cuales eran holandeses. Alrededor del 30 por ciento de ellos levantaron la mano. “Es sorprendente porque si hubiera hecho esa pregunta en China, nadie hubiera levantado la mano; Si lo hubiera pedido en Estados Unidos, tal vez tres personas lo habrían hecho. Esta tendencia está arrasando el mundo”.

De hecho, el sector de segunda mano está creciendo a un ritmo increíble, y se prevé que el mercado de reventa en Estados Unidos será 1.5 veces más grande que el mercado de moda rápida en 2028 , según un informe de plataforma de moda de segunda mano ThredUp.

Quizás, como era de esperar, los millennials y la Generación Z, grupos de edad por los que la industria de la moda está luchando por atraer su atención, están impulsando el movimiento de segunda mano apostando por esta forma de consumo 2.5 veces más rápido que otros grupos de edad. El mismo informe de ThredUp señalaba que el 56 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 29 años prefieren minoristas que tienen nuevos productos cada vez que los visitan, mientras que el 74 por ciento prefiere comprar en marcas con conciencia sostenible, dos beneficios que ofrece el mercado de segunda mano.

Cada semana una nueva marca de moda se suma a la lista de compañías que intentan revender, ya sea a través de sus propios canales o mediante asociaciones. Desde calzado hasta lujo , desde marcas de lujo hasta gigantes de pronto moda , la reventa sigue aumentando esun popularidad. “Todo el mundo está alquilando y revendiendo”, comentó Shah. “Tomen nota, porque definitivamente es el futuro”.

Como una progresión natural, Shah también habló brevemente sobre el crecimiento de las colecciones vintage para recomendar a las marcas que vuelvan al pasado. “Todas las estrellas llevan ropa vintage. A todos nos gusta la nostalgia”, comentó. “Revisen sus archivos. Miren lo que estaban haciendo hace 30 o 40 años porque a la gente le sigue encantando”.

Vuelta a la naturaleza

En términos de tendencias de color, Shah dijo que los colores arcillosos, el blanco, el beige y los tonos de madera clara están de moda, subrayando que los matices en madera son la tendencia clave “La tendencia está relacionada con todo lo que tiene que ver con la madera. Por eso el camuflaje sigue estando de moda, se trata de ser parte de la naturaleza”, dijo, mientras las preocupaciones sobre el efecto dañino que la industria de la moda tiene en el medio ambiente continúan creciendo.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk y traducido y editado por Paula V. Pinuaga.

Crédito de foto: Lululemon, Facebook

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO