La moda tampoco escapa a la huelga en París

La Semana de la Moda masculina arrancó este martes en París con más desfiles y nuevas firmas, pero la capital mundial del lujo también se vio afectada por la huelga de transportes en su 41º día consecutivo.

Una firma francesa, Christophe Josse, se vio obligada a anular su pase previsto el 23 de enero, último día de la Semana de la Alta Costura, que seguirá a los pases masculinos.

El motivo: los "retrasos" en los plazos de entrega de sus proveedores debido a la huelga, que imposibilitaron concluir su colección primavera-verano a tiempo, según un comunicado.

Una polémica reforma del sistema de pensiones desencadenó un paro histórico en Francia, que pese a haberse suavizado en los últimos días sigue complicando los desplazamientos en la capital, con un servicio de metro y autobuses reducido y un aumento del tráfico vial.

La idiosincrasia de la Semana de la Moda plantea un desafío mayor con esta huelga. Con una decena de desfiles diarios que se suceden cada hora en diferentes puntos de la ciudad, los organizadores se vieron obligados a duplicar el número de buses a disposición de los asistentes, desde compradores y periodistas hasta fashionistas llegados de todo el mundo.

"Desplazarse se ha convertido en una pesadilla. La gente necesita como mínimo una hora para acudir a trabajar (a los desfiles). Cruzar la ciudad en algunos momentos del día pone a prueba nuestra paciencia", dijo a la AFP una estilista bajo el anonimato.

Añadió que incluso parte de los empleados que solía contratar para la Semana de la Moda, procedentes sobre todo de Italia, España y Bélgica, se habían resistido a viajar a París debido al paro. "No les compensa", dijo.

El diseñador belga Dries Van Noten recomendó en su invitación al desfile del jueves tomar una de las líneas automáticas de la línea de metro, que circula con normalidad.

Pese a todo, los pases previstos en este arranque de la moda masculina para el próximo otoño-invierno se celebraron como estaba previsto.

Prendas resistentes al paso del tiempo

Abrió el baile la china Sankuanz, apostando por unas siluetas de negro, salpicadas de piercings y tatuajes.

Pero el debut de Rhude, basada en Los Ángeles, atrajo todas las miradas con un estilo que huye de la pretensión para ensalzar la comodidad. Los modelos se enfundan en plumíferos o lucen prendas negras de cuero mientras se pasean con grandes bolsos, un complemento que el hombre está adoptando con creciente entusiasmo.

Su diseñador de origen filipino Rhuigi Villaseñor explicó a la AFP que su objetivo era crear prendas que fueran prácticas y a la vez que "sobrevivieran al paso de los años y las modas".

La Semana de la Moda masculina verá desfilar 53 firmas hasta el domingo, incluidas tres españolas: Loewe, - propiedad del gigante del lujo francés LVMH -, Palomo Spain y Oteyza, que se estrenará en el calendario.

La firma francesa Celine, en manos del icónico diseñador Hedi Slimane desde 2018, se retiró de este programa y presentará un desfile mixto durante la Semana de la Moda femenina.

Otro gran ausente será el georgiano Demna Gvasalia, que en septiembre pasado abandonó de forma inesperada su rompedora marca Vetements, cofundada con su hermano.

El estadounidense Virgil Abloh, estrella de los milenials, regresará a la pasarela para presentar las últimas colecciones de su firma Off-White y de la línea masculina de Louis Vuitton, después de que sus médicos le recomendaran bajar el ritmo y trabajar desde casa.(AFP)

Sankuanz AW20/21, Catwalkpictures

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO