• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Las marcas mundiales niegan responsabilidad sobre los trabajadores de la confección

Las marcas mundiales niegan responsabilidad sobre los trabajadores de la confección

Moda

Imagen: Manifestaciones en Sri Lanka, cortesía de la AFWA.
Por Don-Alvin Adegeest

20 de julio de 2021

Ocho años después del desastre de Rana Plaza, las empresas de moda más importantes del mundo aún no se han puesto de acuerdo para renovar un acuerdo de seguridad a largo plazo en Bangladesh. Sin embargo, a pesar de todo lo bueno que puede lograr el acuerdo, empresas como Zara y H&M se mantienen al margen debido a sus responsabilidades directas. Sólo cinco de los signatarios originales han firmado hasta ahora, y el plazo final es ell 31 de agosto.

La vacilación de las marcas para comprometerse ha puesto de manifiesto la responsabilidad de los proveedores en otros lugares de Asia, donde un ambicioso grupo que lucha por los derechos laborales está intentando que las marcas mundiales rindan cuentas por las supuestas violaciones de derechos durante la pandemia.

Robo de salarios

En un informe publicado por primera vez por el periódico británico The Guardian, el grupo que defiende los derechos de los trabajadores en Asia, Asia Floor Wage Alliance (AFWA), ha emprendido acciones legales contra empresas de moda mundiales, entre ellas H&M y Levi's, por el "robo de salarios" de los trabajadores de la confección de la cadena de suministro durante la pandemia del coronavirus.

Se cita a H&M por presuntos abusos laborales en 2020 en una fábrica proveedora, donde la AFWA afirma que la marca "tiene un control económico total sobre la subsistencia, la habilidad y la continuidad del empleo de los trabajadores".

El informe de la AFWA afirma que la mayoría de los trabajadores de la confección de Sri Lanka, Pakistán, Indonesia, India, Camboya y Bangladesh perdieron dinero al que tenían derecho legalmente. Sostiene que las fábricas que emplean a estos trabajadores no actúan como proveedores independientes, sino como fabricantes contratados, y que las marcas que se abastecen de ellos deben ser consideradas como empleadores conjuntos y rendir cuentas.

El efecto devastador del Covid-19 sobre los trabajadores de la confección

En un informe titulado “Money Heist”, el autor se pregunta si la pérdida de ingresos que sufren los trabajadores de la confección debe ser calificado como robo salarial por parte de las marcas para las que producen las prendas. AFWA explica que, en la situación actual, los trabajadores de la confección trabajan para producir ropa para varias marcas del Norte Global. Sin embargo, no son empleados directamente por estas marcas. Más bien, los trabajadores son contratados por proveedores de varios países del Sur Global. Estos proveedores, sin embargo, no son fabricantes independientes que hacen que se produzcan prendas y las venden en el mercado mundial. Son más bien fabricantes por contrato. Producen las prendas a partir de los diseños y las especificaciones proporcionadas por las marcas.

Las marcas multimillonarias no cumplen con sus responsabilidades

AFWA sostiene que si las marcas son los principales empleadores de los trabajadores de las fábricas proveedoras, deberían tener la responsabilidad de sustentar a los proveedores y a sus trabajadores en tiempos de recesión, tomar medidas para apoyar el valor de sus acciones, incluso llevando a cabo recompras de acciones. Sin embargo, las marcas se negaron a asumir o compartir cualquier responsabilidad de los proveedores o sus trabajadores.

Al inicio de la pandemia, algunas marcas se negaron a pagar a los proveedores por los pedidos ya entregados, medida de la que sólo se retractaron después de que la exposición en los medios de comunicación internacionales les amenazara con una bajada de su reputación. Esto tuvo un efecto en cadena, ya que algunos proveedores no pagaron los salarios a los trabajadores. Los contratistas de mano de obra llegaron a apagar sus teléfonos para evitar que los trabajadores pidieran sus pagos, según el informe.

AFWA afirma que los riesgos del negocio se han trasladado a los proveedores del Sur Global y, a su vez, a sus trabajadores. Mientras que los propietarios de los proveedores podrían probablemente haber asumido el gasto con sus ahorros, los ingresos de los trabajadores llegaron incluso a estar por debajo del umbral de la pobreza, y los de las mujeres trabajadoras llegaron incluso a situarse por debajo de este umbral.

La pandemia del Covid-19 puso de manifiesto la innegable verdad sobre la explotación laboral extrema que constituye una característica principal de las cadenas mundiales de suministro de ropa. La crisis humanitaria desatada sobre los trabajadores de la confección en Asia debido a la recesión inducida por la pandemia, no era ni imprevista ni inevitable. Más bien, fue la consecuencia directa de las acciones de las marcas globales de ropa situadas en el Norte Global, que obtienen superbeneficios a través de la explotación de los trabajadores en un "marco de desarrollo regional y nacional desigual, [y] un mercado laboral desigual y segmentado".

En la actualidad, los salarios mínimos en los países productores se fijan en niveles extremadamente bajos que no cubren el coste de vida, lo que, según estimaciones de la Asia Floor Wage Alliance, es al menos tres veces superior a los salarios mínimos de los trabajadores de la confección.

Los beneficios ante todo

La pandemia ha hecho que las marcas respondieran rápidamente emprendiendo acciones agresivas para preservar sus colosales beneficios del pasado y minimizar cualquier reducción de los mismos durante la recesión. Estas acciones, a su vez, han provocado efectos en cascada en las prácticas laborales de sus proveedores hacia los trabajadores de sus cadenas de suministro. Las marcas han impuesto decisiones unilaterales, como la cancelación de pedidos sin pagar a los proveedores, y han utilizado su influencia para exigir plazos de entrega más cortos, retrasos en los pagos, y grandes descuentos a los proveedores. Han mostrado un desprecio total por la justicia y la equidad básicas en sus cadenas de suministro, obligando a los proveedores asiáticos a repercutir los costes sobre los trabajadores.

Las marcas deben rendir cuentas

Las deficiencias en cuanto a la responsabilidad en la estructura actual de las cadenas de suministro de ropa a nivel mundial ha excluido la opción de la agencia de los trabajadores y sus sindicatos para exigir responsabilidades a las marcas. AFWA quiere restablecer esta agencia, hacer que los sindicatos entren en contacto directo con las marcas, y reclamar la responsabilidad dentro del ámbito jurisdiccional de sus países.

Fuente del artículo: Informe de AFWA "Money Heist: Covid-19 Wage Theft in Global Garment Supply Chains".

Este artículo ha sido previamente publicado en FashionUnited.UK, traducido y editado al español por Veerle Versteeg.