Vendedores ilegales senegaleses participaron el viernes en un desfile en Barcelona para presentar su propia colección de "ropa legal hecha por gente ilegal".

Una quincena de vendedores presentó una pequeña colección de camisetas y ropa, creada en colaboración con el Centro Universitario del Diseño de Barcelona, constató un fotógrafo de la AFP.

Una campaña de crowdfunding permitió reunir 48.000 euros para su recién creada Asociación Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona. El proyecto, que arrancó en junio de 2017, tiene como objetivo sacar de la calle a 200 vendedores ambulantes y hallar alternativas a la venta de artículos falsificados comprados a comerciantes chinos, según la plataforma PlayGround Do que apoya el proyecto.

El colectivo tiene también el asesoramiento de un gabinete de abogados. "Queremos demostrar nuestra valía a quienes no quieren verla, queremos trabajar de forma legal para contribuir a la economía de Barcelona, que es nuestra ciudad", dijo un portavoz de los vendedores, Aziz Faye, citado en un comunicado.

"Sobrevivir no es delito", es uno de los eslóganes del colectivo. Centenares de africanos sin papeles viven de vender productos falsificados en las calles de Barcelona, bajo el acoso policial.(AFP)