Situada en la calle Huaihai en Shangai, Topshop inaugurará su primera flagship en China sin contar la tienda de Galerías Lafayette en Pekín y dos tiendas en Hong Kong. La nueva tienda tendrá un espacio de 3400 metros cuadrados y contará con tres pisos que abrirán al público chino en septiembre.

Topshop llega a China mucho después que sus competidores más fuertes. Desde finales del 2016 la marca británica firmó un contrato con e-tail Shangpin.com que le permitiría abrir tiendas físicas en el país asiático. Sin embargo, a pesar de todo ese movimiento se precisó que las primeras tiendas no abrirían hasta 2018.

La firma sufrió diferentes retrasos en su plan de expansión durante 2017 ya que tuvo que cerrar tiendas en España además de Australia y Nueva Zelanda donde la franquicia fracasó, según detalla Fashion Network.

Por el momento Topshop busca invertir en el país asiático ya que es el segundo lugar más atractivo para los inversores - después de la India- debido a su mercado cada vez más creciente.